Francisco Jiménez Bautista | Enfoques y perspectivas de un sistema educativo orientado a la paz y felicidad del ser humano
Francisco Jiménez Bautista

Francisco Jiménez Bautista | Enfoques y perspectivas de un sistema educativo orientado a la paz y felicidad del ser humano

Video Relacionado:

Nota de transcripción: El texto a continuación fue digitado y revisado en vivo, durante la transmisión de la ponencia y/o traducción. Es posible que esté en proceso de posteriores revisiones para su mejoramiento. De ser requerido, puede ser verificado con la grabación correspondiente. (Sugerencias o comentarios: transcripciones@emapaz.com)

 

Dr. Francisco Jiménez Bautista

Instituto de la Paz y los Conflictos, Universidad de Granada.

España

Muchas gracias especialmente por la invitación a la Embajada Mundial de Actividades por la Paz, a la señora Gabriela Lara, es un placer por estar por primera vez en Guatemala.

Yo llevo trabajando en América Latina más de 20 años, sí conozco perfectamente cómo funcionan los latinos, cómo piensa y cómo actúa, por mi formación de educador, geógrafo y antropólogo; aunque trabajo especialmente en los países más conflictivos como en México, Colombia, Ecuador y Brasil. Si usted parece que se porta un poco mejor, realmente habrá que ir viendo cómo se van configurando.

Desde el año 1988, un día tomando un café con Johan Galtung, pues realmente me impresionó bastante la forma de pensar y actuar de ese viejito; que todavía está dando conferencia con 84 años. Tiene más de 1650 publicaciones, por si alguno quiere ponerse a trabajar sencillamente, y realmente desde entonces pues soy un activista en cierta medida de la paz.

Soy quizás el primer profesor de España de estudios de la paz en antropología; para que vean lo importante que supone romper las barreras con la academia, y hacer que el perfil de estudio de la paz se acepte dentro de la academia y que realmente uno pueda estar perfectamente. Seré el tercer catedrático de estudio de la paz de la Universidad de Granada y muchas veces quizás de España en cierta medida.

Algunas apreciaciones que les quiero hacer con respecto al debate anterior, antes de empezar con la conferencia, la importancia de lo Erasmus. América Latina debería inventarse un Erasmus, debería aprender usted a intercambiar alumnos de distintos países; los Erasmus nos han hecho que todos los europeos aprendamos a conocernos.

Fíjese la importancia que tiene de trasladarse de un lugar a otro, tener un título que lo certifique una universidad europea, homologado con distintas universidades, permite poder trabajar en 27 países; fíjense ustedes la importancia que tiene de poder trabajar en un espacio tan amplio, eso debería de hacerse en la América Latina.

Hay una segunda nota que es el rechazo al eurocentrismo, Europa tiene toda su deficiencia, pero habrá que aceptar todas aquellas virtudes que tiene; entonces hay que ver si somos capaces, de ir aprendiendo de aquellos espacios que realmente nos puedan ayudar a trabajar.

La ciencia no es más ni menos, que la utilización de un método científico, por tanto no tiene tampoco tanta complejidad de asumir y de aceptar, se hace ciencia o se hace literatura, esto es lo que tenemos que ir entendiendo y funcionando.

Tercera idea es el arnica; el arnica recibe una crítica muy grande por muchos intelectuales, sencillamente porque lo primero que hace es que a los profesores también vamos a hacer evaluados. Los profesores no les gusta que les evalúe, es bueno que nos evalúen y que nos evalúen cada x tiempo y que tengamos que poner reportes. No se pueda aceptar en la universidad de cualquier parte del mundo, alguien que no publica; señores esto se acabó, sencillamente esto del compadreo, del amiguismo ese tipo de cosas habrá que empezar a romperlo.

El último ejemplo: y se está pensando también en América Latina. Colombia hace unos años, 5500 grupos de investigación, primera corte se suprimieron 2500; gente que está en un grupo de investigación que no publica, los rectores se levantan, empiezan a agredir incluso a la propia ministra (la valentía).

En Ecuador, Rafael Correa cerró 17 universidades por no tener la calidad científica; hay que pensar que hay que empezar a cerrar universidades, para aquellos lugares donde realmente pues no da la calidad, ni el nivel científico que hay que tener sencillamente.

Sí tenemos que tener unas normas que podamos justificar, podemos compararlo entre nosotros; pero nos comparamos con criterios científicos, entonces este es el esfuerzo que habrá que ir transmitiendo poco a poco, una cierta (si se quiere) realidad.

Yo vengo de una universidad... que anteriormente habrán sido universidades muy jóvenes, se creó en 1531, tiene cinco siglos. De pronto tenemos un carácter, una forma distinta de ser, con cinco siglos ya realmente imprimimos otra forma de entender.

Pero actualmente están regalando matrícula a los alumnos a 5 euros, 35 quetzales (la matrícula); el curso de doctorado hacerlo en la universidad de Granada cuesta unos 50 euros unos 500 quetzales. No pagamos los 80 o 90 millones de pesos que pagan en la Universidad de los Andes en Bogotá, o sea fíjense en la importancia que tiene de hacer política de paz desde la trayectoria de una universidad.

Este es el título que me dieron, voy a intentar a ver si somos capaces de darle un poquito de forma. Yo no soy… yo trabajo con muchas ONG pero yo soy un hombre de academia, un científico social; por tanto me gustaría siempre dejar precisión. Todo el mundo habla de paz, en la América Latina todo el mundo está hablando de paz, pero muchas veces yo no creo que sepan lo que es la paz, sencillamente. Vamos a ver que es la paz.

Les presento mi cartografía de pazes, les presento mi concepto de paz neutra, en el que llevo trabajando los últimos 25 años y vamos a ver si somos capaces de construir un modelo de investigación y de educación para la paz.

Primera idea: la paz se ha puesto de moda, todo el mundo habla de la paz y eso entusiasma; pero la paz implica elementos disciplinares, elementos interdisciplinares, elementos transdisciplinares a la hora de construir ese enfoque científico.

Yo defino la paz de forma muy sencilla: “la paz es cualquier cosa, cuando uno opta por la no violencia”, eso lo definí hace muchos años. Y la no violencia descrita de esas tres formas: 1. La no violencia separada, 2. La no violencia con guión, 3. La no violencia justa.

Son tres palabras que significan tres cosas distintas, en función de las distintas formas de violencia: violencia directa, violencia estructurales y violencia cultural; esa es una forma de entender la filosofía de la paz, que es donde tenemos que estar trabajando.

Hace algunos años he retocado el concepto, la paz significa una idea de resiliencia por sostenibilidad, conflicto por vulnerabilidad; dos aspectos positivos, dos aspectos negativos (si quieren en cierta medida). Que la resiliencia es la capacidad del ser humano, para crecer o para resurgir muchas veces de la ceniza, lo hemos visto anteriormente nuestra señora realmente es una persona resiliente, hay personas que se hunden por cualquier pequeño problema, por cualquier realidad, hay personas que ante las adversidades se crecen.

Y la idea de conflicto y vulnerabilidad, es el concepto que actualmente estoy trabajando, y estoy en ese proceso continuo de intentar construir esa realidad. Es todo un proceso que vamos construyendo desde una paz negativa sobre la violencia directa estructural, una paz positiva sobre la violencia estructural y esa sería esa primera parte (si se quiere izquierda), ese es el trabajo que ha hecho Johan Galtung. Yo lo que hago es continuar un poco, lo que el maestro ha venido realizando los últimos años desde una violencia cultural y violencia simbólica.

Violencia cultural, Johan Galtung 1990, violencia simbólica Pierre Bourdieu 1977.

Yo construyo el concepto de paz neutra. La paz neutra es neutralizar formas de violencia y formas de violencia cultural y simbólica; que legitiman la otra forma de violencia: violencia directa, violencia estructural. Utilizamos el verbo neutralizar, (los verbos son activos, no el adjetivo), ser neutro, no somos neutros, no somos neutrales, sino no estaríamos aquí sencillamente. Ese es el ejercicio que tenemos que hacer, tenemos que cambiar hacia un nuevo paradigma pacífico para llegar a ese concepto de paz mundo, que es donde realmente deberíamos de trabajar.

Eso lo he cartografiado, fijense, con 12, 13 tipos de pazes en lo que vengo trabajando. Eso que ven ahí es la síntesis de 20 años de trabajo, por si alguien cree que eso se hace en dos días, realmente eso está respaldado por más de mil folios, por si alguien tiene para entretenerse, quiere entretenerse puede estar leyendo los próximos meses sin ningún problema.

La paz negativa, son las 4 formas de violencia: violencia directa, violencia estructural, violencia cultural, violencia simbólica; y acabó de construir el concepto de violencia híbrida, ya está en la prensa, está para salir recientemente como una especie de interconexión de las tres violencias.

La suma de las tres violencias produce una nueva violencia con entidad propia, que construiriamos en esa idea de paz híbrida, hablamos de paz negativa, de paz positiva, paz neutra, paz social; que es lo que hay en Europa.

Yo trabajo en conceptos, ustedes hablan de la Madre Tierra, yo hablo el concepto de paz Gaia siguiendo las teorías de James Lovelock, sencillamente, la hipótesis Gaia; y actualmente el concepto de paz ecológica, meten ustedes en internet, “papá” Google y meten paz ecológica y les sale un articulo con sus páginas para poder entender. La paz interna lo tienen en oriente, hay una paz multicultural, paz intercultural, paz transcultural.

En las sociedades donde realmente hay distinta cultura, es bueno trabajar esas paces; y en la cuarta generación de paces, utilizo tres palabras del Objetivo de Desarrollo Sostenible.

Yo en la universidad enseñó antropología ecológica, es decir, mezclo la ecología con la paz, sencillamente, hace bastante tiempo y entonces realmente utilizo la palabra de esa paz vulnerable. La paz sostenible se trabaja en la Universidad de Nueva York, gente como Kolleman, Fri, Mazaro, verdad que realmente suele utilizar; y la paz resiliente que estamos ahora construyéndola realmente.

Lo que estamos haciendo es construir una cartografía, un mapa de conceptos que nos ayuden a para poder trabajar sencillamente, necesitamos conceptos. El movimiento feminista no tendría sentido si no se inventa la palabra género, fíjese en la importancia que tiene, la palabra construye todo un discurso. Nosotros necesitamos conceptos que nos ayuden a poder implementar las realidades complejas donde vivimos.

Ese el abanico de posibilidad que nos llevaría a esa idea de cultura de paz, de derechos humanos a la paz y de paz mundo, así la gente tiene derecho a vivir en paz, y los políticos están obligados a realizar ese ejercicio.

Fíjense solamente dos pinceladas, la paz resiliente… ¿qué es lo que tenemos en la sociedad latinoamericana? Pobreza, desigualdad, marginación, impunidad. ¿Cómo salimos de ese mundo de injusticia, de insolidaridades y ver cómo realmente se construye? Pues construimos esos conflictos que genera en paz y en violencia, o ¿qué es lo que está sucediendo en América Latina? América Latina, sus prácticas diarias están cambiando la teoría de la investigación para la paz.

Hasta ahora decíamos que el conflicto generaba paz y violencia, la paz se aprende, la violencia se aprende; lo que está demostrando la realidad latinoamericana es que la violencia está naturalizada, matan a las personas y la gente está bastante tranquila, los muertos de homicidios en México son más de 40000, en Colombia son más de 12000; y muchas veces todo el mundo dice esto… yo no sé por qué todo el mundo dice que esto es la “eterna primavera”, es mentira, que no es la eterna primavera, esto el mejor clima del mundo que yo no sé por qué se han empeñado ustedes, que eso no es verdad, se lo puedo garantizar yo que soy geógrafo y que ya me he pateado unos 25 países del mundo. Yo no sé por qué esa manía de pensar que uno tiene la eterna primavera en países con los problemas que realmente uno encuentra, hay vulnerabilidad y hay poblaciones.

Esto está generando lo que actualmente estoy trabajando: la idea de paz híbrida, supone muchas veces superar los conflictos eliminando las expresiones que al justificarlo, que es lo que estamos haciendo muchas veces, justificamos determinadas acciones violentas, sencillamente, y vemos esas formas de cultura, de naturalización de la cultura como algo normal, que realmente nos debe de llamar un poco la atención.

¿Por qué una cartografía? Por qué son conceptos de paz. Necesitamos un mapa, necesitamos mapear, necesitamos herramientas políticas, epistemológicas, ontológicas, metodológicas, si se quiere en cierta medida, axiológica de valores y sociopolíticas; necesitamos una cartografía de paces como un proceso colectivo, participativo, necesitamos estos mapeos que nos ayuden muchas veces a entablar, a meter sentimientos, emociones, experiencias y sobretodo con conocimientos identitarios que siempre son bastante importantes.

¿Qué es la paz neutra?, quiero fijarme nada más en una para que vean como funciona, eliminación de violencia culturales, violencia simbólica. Entonces lo que tenemos que darnos cuenta es de la trascendencia que tiene de cómo legitimamos determinadas situaciones; y ¿qué es lo que legitimamos? pues la violencia estructural, porque se gastan dinero en determinadas cosas y nadie dice nada, porque hay una violencia física, muchas veces de feminicidios que se suele llamar, pero muchas veces de otra forma de violencia más crueles porque son directas en cierta medida, hablamos esa forma de violencia.

Y la segunda idea es la transformación creativa de los conflictos que nos ayuda muchas veces a entender esa realidad. Entendemos una cosmovisión de la paz; vamos a ver las técnicas de la no violencia para poder trabajar en el aula y a mover una organización del aula y de los centros, de cómo nos permite organizar pues un espacio, donde se construya realmente la paz y donde la gente tome conciencia de las problemáticas que tiene.

Educar para la paz neutra es un proceso de enseñanza y aprendizaje desde la crítica; estamos bastante incómodos cuando alguien critica, (sencillamente) ¿o cuando no? pues realmente se nos empieza a perseguir. La gente presume muchas veces de que no le han abierto nunca un expediente, o de que nunca lo han echado de un sitio; a mi me suelen echar casi siempre de los sitios y todos los años me abren un expediente, tengo que ir hablar con el inspector de servicio de la Universidad de Granada, que es bastante incomodo (sencillamente) ¿por qué? porque realmente no sabemos callarnos, somos críticos y denunciamos situaciones de injusticia.

Educar para la paz neutra implica esos conceptos de paz neutra y paz mundo, de perspectiva creativa del conflicto. El conflicto es neutral, ni es crisis, ni es alternativa, el conflicto está ahí y hay que enfrentarlo, y hay que tener la valentía de resolverlo de forma positiva. Y la idea de los derechos humanos.

La idea de cómo se construye es la construcción de paz. (El documento está, se lo he facilitado a la CUMIPAZ, Entonces lo pueden acceder, pero sobre todo lo pueden encontrar en internet). Cómo reducir las formas de violencia, como la educación, aparecemos como una educación neutral, donde la ideología no tiene lugar en las aulas. Nos pagan para enseñar, para educar a la gente, no nos pagan para que realmente tengamos que crear seres con una ideología concreta en función de nuestros intereses.

Y especialmente también un lenguaje neutro, ¿cómo aparece la idea del concepto? ¿para qué se utiliza? ¿cómo se construye? ¿cómo plantearlo? Muchas veces eliminar la demagogia, la no violencia, la asertividad, la resolución pacífica de conflictos, los diálogos constructivos.

Esto es un cambio que hay que hacer, muchas veces todo el mundo habla de cultura de paz, habla de diálogo y educación neutra, y habla de formalización de derechos humanos. Hay que invertir el orden, hay que trabajar por una garantía de formalización del derecho humano a la paz, un dialogo en la educación neutra, para construir escenarios donde la cultura de paz pues se desenvuelva.

Esto está sintetizado en dos pequeños libros, uno está en Ecuador en Loja, la Universidad particular de Loja, el primero: “El saber pacífico: la paz neutra”, es de obligada lectura para los estudiantes de derecho. Un abogado no puede ver un negocio, realmente cada vez que entra un cliente por la puerta, uno no puede ver una persona y ver 500 dólares (sencillamente), uno tiene que tener la capacidad de hacerle reflexionar a esta persona, de que tiene que rectificar, tiene que portarse bien, tiene que ir a su casa, porque sino va a tener bastantes problemas.

Y el otro: “Racionalidad pacífica”, que es la introducción, está en Madrid, en la Editorial Dykinson, donde realmente fue el primer número de una colección: “la colección de paz y conflictos” de la editorial Dykinson; ahora mismo hay 8 libros, acaba de salir un libro sobre educación para la paz con el ejemplo de Barranquilla, para ver cómo realmente se puede trabajar en contextos de violencia.

Muchas veces los libros de texto o la *** no son neutrales; no existe la neutralidad, por tanto vamos a trabajar por algo que no existe.

Hay una sección, una jerarquización de diversos contenidos curriculares que está diseñado para adoctrinar a las personas. Dentro de lo que llamamos: “educación para la paz” hay 5 obras, 4 que han sido definidas por el ilustre pedagogo español Jesús Rodríguez ***, fallecido muerto hace algunos años, yo trabajo la última fase que sería: “educación para la paz neutra”.

Vamos a ver si somos capaces de empezar a introducir, elementos distintos dentro de la educación. ¿Qué es lo que tenemos que hacer? Meter las agendas y especialmente las agendas de la UNESCO, las agendas de Naciones Unidas en nuestro debate. ¿Por qué la gente en la escuela no resuelve problemas de su contexto? ¿Por qué se escribe tantas tonterías?

Yo suelo poner ahora ejemplo de varios alumnos que quieren hacer una tesis doctoral sobre Mafalda. Mafalda es importante, pero no para entregar en la vida de un ser humano (sencillamente). Los antropólogos ahora mismo están estudiando mucho el silencio ¿Se imaginan 360 página sobre el tema del silencio? Si la gente se ha vuelto ociosa en escribir cosas que no tienen ninguna utilidad en cierta medida.

El esquema de la paz neutra, realmente pues se puede ver ahí visualizado, la paz es una utopía, la neutralidad es una utopía la paz neutra trabaja con tres elementos : diálogo, educación, investigación.

Quien no investigue, no debe estar en la universidad. Esto de que me preparo las clases muy bien, está muy bien para su casa; pero realmente hay que tener la habilidad de hacer determinar las cosas. Cómo neutralizar y construir elementos de cultura de paz, sería el esfuerzo que deberíamos de hacer.

Muchas gracias por su atención y estamos abiertos a cualquier pregunta.

MODERADOR

Muy bien, llegamos pues al doctor Santiago Castellá. Él nos hablará sobre el rol de los actores sociales, incidentes en el proceso educativo para la implementación de una educación para la paz y la formación de líderes transformacionales.

Y un poco sobre el doctor Santiago Castellá, es profesor titular de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Universidad Rovira y Virgili, miembro de la Asociación Española de Profesores de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales desde 1995, también es miembro de la junta de la facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Rovira y Virgili, miembro fundador del Centro de Derecho de Tarragona, director de la Cátedra Universidad-Empresa Tarragona Smart.

Perteneció el equipo promotor del foro permanente euromediterráneo de universidades y director del posgrado especialista universitario en cooperación internacional de la fundación ONCE de la Universidad Rovira y Virgili desde el año 2009 hasta el presente. Castella es doctor en derecho egresado de la Universidad de Barcelona y licenciado en Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), realizó un magíster en Paz, Seguridad y Defensa, en el Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado y la UNED. Recibamoslo pues.