Dr. William Soto | Acto de Instalación en Sesión Educativa, CUMIPAZ 2018

Dr. William Soto | Acto de Instalación en Sesión Educativa, CUMIPAZ 2018

Un saludo cordial al Dr. Oscar Hugo López, ministro de Educación de la República de Guatemala, y en su nombre a todos los que integran la mesa de honor.

Distinguidos amigas y amigos, señoras y señores. Muy buenos días.

En nombre de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz quiero agradecer el esfuerzo que han realizado para estar presentes en este evento, y especialmente al Ministerio de educación de Guatemala por su importante apoyo en la organización de la Cumbre de Integración por la Paz – CUMIPAZ.

En la Cumbre le damos un especial énfasis a la educación, porque es un derecho fundamental y una herramienta importante que permite al ser humano crecer de manera integral, y es un poder que de forma transversal impacta todas las esferas de la sociedad e influye en los diferentes campos que interactúa el ser humano.

Si las personas tienen acceso a la educación se podrán ver avances en la protección del planeta Tierra, en el desarrollo económico y social de un país, en el fortalecimiento de la salud y en la disminución de la violencia, entre otros campos esenciales, como la consolidación del respeto por los derechos humanos; es decir, la educación es la base para el bienestar y superación de las personas, para el desarrollo de los pueblos y la preservación de la vida del ser humano y de la Madre Tierra.

Estamos en un contexto mundial tan cambiante que la educación —así como transmite conocimientos— debe trabajar en pro de una educación para el corazón de las personas, fundamentada en valores como el respeto por la dignidad humana, la solidaridad, el amor por el semejante. La educación es un poder que puede transformar corazones y mentalidades; consecuentemente, puede cambiar al mundo. Pero esa transformación debe partir desde el interior de las personas.

Es necesario tener presente siempre que el centro del sistema educativo es el “ser humano”, y con base en su esencia, en la razón misma de su existencia, en su propósito de vida, trazar los objetivos de una educación que reconozca la integralidad de la persona: que dedique sus esfuerzos para educar la mente y desarrollar las destrezas físicas, pero ante todo para fortalecer el corazón; pues educar debe ser más que la simple transmisión de conocimientos para formar expertos en determinadas áreas, porque la idoneidad de un profesional se debe medir por la capacidad de transformar positivamente su interior y luego su entorno, por la forma como manifiesta valores con sus semejantes y no solo por el cúmulo de conocimientos adquiridos.

Para la Embajada Mundial de Activistas por la Paz la educación debe tener como fin la superación, paz y felicidad de las personas, a través de una enseñanza basada en el reconocimiento de la formación integral del ser humano e involucrando a todos los actores de la educación.

Vivimos en una época donde el derecho a la educación integral de calidad, para la paz y felicidad del ser humano, se ha convertido en una premisa fundamental que debe ser atendida por los Gobiernos como una prioridad en el Plan Nacional de Desarrollo en todos los países.

Los gobernantes y profesores, como actores de la educación, tienen la responsabilidad de asumir los retos para un cambio de paradigma en la educación y garantizar a todos los ciudadanos el derecho a una formación para la paz.

La educación es una herramienta importante, que cuando se enfoca de manera integral, puede convertirse en un poder tan grande que es capaz de transformar positivamente todos los sistemas de un país, como el judicial y político, también puede cambiar el mundo de la ciencia y la tecnología así como al sector económico y empresarial; porque tiene la facultad de llegar al corazón de las personas que ejercen liderazgos en todos los campos, y ahí sembrar principios y valores que constituirán el fundamento para estos profesionales en el proceso de la toma de decisiones que influirán en la sociedad y el planeta Tierra.

Estimados gobernantes y profesores, ¡ustedes tienen el poder transformador de la educación en sus manos!, pueden cambiar los corazones y mentalidades de los líderes que impactarán la forma de vida de la familia humana; todo va a depender de la educación que ellos reciban.

Que tengan un día de éxitos y que las propuestas que se desarrollen en esta Sesión puedan contribuir en el fortalecimiento de una educación integral para la paz y felicidad del ser humano.

Muchas gracias.