Dr. Oscar Hugo López | Acto de apertura, Sesión Educativa, CUMIPAZ 2018
Dr. Oscar Hugo López

Dr. Oscar Hugo López | Acto de apertura, Sesión Educativa, CUMIPAZ 2018

Video Relacionado:

Nota de transcripción: El texto a continuación fue digitado y revisado en vivo, durante la transmisión de la ponencia y/o traducción. Es posible que esté en proceso de posteriores revisiones para su mejoramiento. De ser requerido, puede ser verificado con la grabación correspondiente. (Sugerencias o comentarios: transcripciones@emapaz.com)

 

Honorable Dr. Oscar Hugo López

Ministro de Educación de la República de Guatemala

Guatemala

Quiero saludar de manera muy especial a la señora Gabriela Lara, directora de la Embajada Mundial de Activistas por la Paz; al señor Miguel Sabino coordinador nacional de la Embajada Mundial por la Paz en Guatemala; a los distinguidos académicos, científicos, jueces; al distinguido expresidente que hoy nos acompaña; a los diplomáticos, a los parlamentarios; al señor diputado Ovidio Monzón, presidente de la comisión de Educación del honorable Congreso de la República de Guatemala; a los viceministros de Educación que hoy nos acompañan; a los directores generales de nuestro ministerio, a los directores departamentales de educación, a cada uno de los acá presentes; a los distinguidos miembros de la prensa. Deseo para todos, un buen día.

Que alegre es que dentro de esta Cumbre tan especial se haya colocado un día para analizar el tema de la educación, un tema que representa una importancia trascendental para nuestras sociedades. Se ha dicho —y bien se mencionó por mi antecesora— de la necesidad que hay dentro de nuestros sistemas educativos de cambiar ese paradigma. Ese paradigma mecanicista, tradicional debe ser transformado en función de un paradigma integral, holista, más humano.

Y la educación representa entonces, ese medio por el cual podemos llegar a esos cambios que permitan al ser humano ser formado dentro de un marco de felicidad y de integralidad.

Hoy, espero hayan disfrutado quienes ayer compartieron en el Ministerio de Educación la bienvenida especial que se les preparó, especialmente a quienes no habían estado en Guatemala y que llegaron a nuestro ministerio, espero haya sido una recepción agradable para ustedes. Sean bienvenidos y que su estancia en Pachil, tierra del surgimiento del maíz sea llena de paz para ustedes.

Estimados asistentes quiero decirles que para el Ministerio de Educación es de mucho agrado y es de alta honra, la presencia de cada uno de ustedes en esta especial actividad a la cual hemos sido convocados todos. Es la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Paz, y qué bueno que se haya decidido que esta actividad fuera en Guatemala, un país pequeño de América Central, pero con mucha cultura, con mucha riqueza, con mucha diversidad.

Este es un país que vivió un conflicto armado por más de tres décadas y la cantidad de dolor y tristeza que quedó en muchas de las familias fue grande. Las causas que dieron origen al conflicto no han cambiado mucho: la inequidad, el racismo, la discriminación, la desigualdad, la pobreza, la pobreza extrema siguen presentes en la sociedad, tan sólo que existe un nivel diferente en el abordaje de las mismas.

Algo hemos avanzado desde la firma de la paz, por lo menos los guatemaltecos ya no nos estamos enfrentando unos a otros dentro de una guerra ideológica, eso ha cambiado, la realidad actual es diferente; sin embargo, valoramos que como sociedad vivamos en algunas condiciones mejores.

Con motivo a la celebración de esta Cumbre, el Ministerio de Educación de Guatemala declaró de interés educativo la Cumbre de Integración por la Paz mediante el acuerdo ministerial 2009-2018, la cual fue divulgada a través de los sistemas nuestros, del sistema educativo nacional; y como implementación de esta declaratoria de interés, se realizaron diversas acciones y actividades orientadas a desarrollar aprendizajes personales y colectivos sobre la paz.

Todos los centros educativos, sus profesores y alumnos participaron activamente en esta actividad promovida por el Ministerio de Educación.

Durante la primera semana del mes de septiembre mediante una guía metodológica, en todos los centros educativos del país se realizaron actividades de aprendizaje sobre la paz que incluyeron análisis de la realidad nacional y mundial, construcción de conocimiento sobre la paz, pero, sobre todo, definición de compromisos personales, familiares y sociales para construir una paz duradera en nuestra sociedad.

El desarrollo de diversos encuentros y diálogos sociales sobre educación bilingüe intercultural, calidad educativa, acompañamiento educativo, alimentación escolar, formación docente, entre otros, fueron orientados como condiciones educativas institucionales para construir la paz.

Y cómo no vincular estas acciones dentro del proceso constructivo para la paz, si la educación es un derecho y todos deben tener acceso a ella, pero una educación de calidad para todos y todas a lo largo y ancho de la vida, tomando en cuenta básicamente la pertinencia cultural y lingüística, entre otros grandes aspectos. Pero fundamentalmente, una educación sin distinción para todos; además considerar la equidad como una condición que es necesaria para crear la oportunidad que todos estudien, que nadie se quede sin ser atendido e incluido en los procesos educativos.

Luego de la finalización de una cruenta guerra interna de 36 años, Guatemala conoce y siente la trascendencia y el sentido profundo de la paz; por eso es de interés educativo, la Cumbre de Integración por la Paz y la educación como medio para construirla.

Como compromiso de los acuerdos de paz, los pueblos de Guatemala juntaron sus pensamientos, dialogaron y tomaron consenso sobre el contenido de una reforma educativa; cuyo enfoque es la construcción del bien común, como condición para la paz.

La reforma educativa consensuada por Guatemala se orienta en los siguientes ejes:

-Vida en democracia y cultura de paz.

-Unidad en la diversidad.

-Desarrollo integral sostenible.

-Ciencia y Tecnología.

Cada uno de esos ejes persigue la finalidad de generar condiciones estructurales para cimentar la paz.

Al igual que ustedes, estamos convencidos que la paz es más que la ausencia de la guerra, es la construcción de realizadores de la dignidad humana en su concepción holística, cuya responsabilidad es personal, familiar, social y estatal.

La educación es fundamental para superar la pobreza y la extrema pobreza, para superar la discriminación y el racismo, para superar la dependencia científica y tecnológica. Estas son las condiciones más sentidas que diluyen la paz, como resultado del bien común.

Por eso, la educación debe ser asumida como un derecho humano, tal como lo visualizo en mi gestión; la educación es un derecho de los pueblos de Guatemala para formar ciudadanos con identidad cultural, que contribuyan a la convivencia intercultural y que aporten a la construcción del desarrollo plural.

En un sentido mundial, la educación tiene también un sentido si se orienta a respetar la diversidad biológica y cultural. Guatemala es una cuna de civilizaciones, que se caracterizan por la conciencia y la construcción cultural y la armonización con su prójimo, con el territorio, con el planeta y con el cosmos. Las cosmovisiones, las ciencias, valores artes y espiritualidades de sus cuatro pueblos: mayas, xinca, garífuna y mestizo, son contenidos sustanciales para la preservación de la humanidad y de nuestra Madre Tierra.

Es muy importante visualizar también que la calidad de la educación no debe reducirse simplemente a resultados cuantitativos; es decir, la calidad de la educación no sólo es el obtener un resultado alto en matemática o en lenguaje (como típicamente se conoce); si no más bien, es el desarrollo óptimo de capacidad de ciudadanos, ciudadanas a lo largo y ancho de la vida, como condición para asegurar la mejora permanente del ser humano.

Todo esto busca contribuir a la prosperidad sostenible que a la vez significa soberanía alimentaria, convivencia pacífica, vida en solidaridad, capacidades para resolver conflictos a través del diálogo, la meditación y la convivencia con sus semejantes y su entorno, que es la casa común que habitamos.

La paz debe construirse en la sociedad y la educación es un componente básico y fundamental para su construcción. La educación es la herramienta más importante para erradicar los males sociales, la educación en toda su dimensión nos enseña a vivir en paz y armonía con mi otro yo, como un auténtico otro.

Recientemente tuvimos en Guatemala la XVI Cumbre de Ministros y Ministras de Educación de Iberoamérica, y examinamos con detenimiento los puntos que debemos trabajar en favor de las mejoras de nuestros sistemas educativos.

Debemos trabajar fundamentalmente en mejorar la inclusión y la equidad, para lograr la calidad de la educación que ofrecemos; esto, dándole sostenibilidad y prosperidad a quienes hacen uso de esos procesos. En ese marco, analizamos los ejes claros hacia la búsqueda de las mejoras en los sistemas educativos.

Es necesario y urgente ampliar la cobertura de nuestros sistemas educativos, pero además de ampliar la cobertura, ofrecer servicios de calidad. Hay poblaciones dentro de nuestros sistemas que son poco atendidas y por eso uno de los ejes fundamentales de atención es la educación para la primera infancia: para los niños entre 0 y 6 años que en muchos de nuestros sistemas educativos no hemos podido atender; de tal manera que hay acuerdos muy particulares en función de la atención de los niños en esas edades.

Otro de los compromisos fundamentales es en función de trabajar por las competencias educativas para el Siglo XXI. No podemos seguir enseñando y trabajando dentro de nuestros sistemas educativos, así como nos enseñaron a nosotros. Estamos en una época moderna, en una época distinta, en donde además del desarrollo de la ciencia y de la tecnología, tenemos que trabajar dentro de nuestros sistemas educativos aspectos altamente importantes en función de la democracia, de la tolerancia, de los principios, de los valores para ser felices en sociedad.

Igualmente, consideramos importante el trabajar fuertemente por ofrecer educación a lo largo y ancho de la vida; y cuando me refiero a eso, me refiero también a todos aquellos jóvenes y adultos que por alguna razón están fuera del sistema educativo, porque nunca llegaron o porque fueron expulsados indirecta o directamente del sistema.

Nosotros como país, tenemos cerca de un millón ochocientos mil jóvenes que no terminaron la escuela; y así hay otras realidades en nuestra latinoamérica y en nuestro mundo, en diferentes países; de hecho, hay que trabajar entonces en favor de esas poblaciones, para que los jóvenes y adultos tengan la oportunidad de cumplir sus sueños.

Otro de los elementos importantes es trabajar en función de una ciudadanía intercultural. Debemos de reconocer las riquezas culturales y lingüísticas que en nuestros países existen, valorarlas, apreciarlas y trabajar con ellas dentro de nuestros sistemas. No debemos de seguir haciendo la uniformidad o la estandarización de los procesos, sino respetar los conocimientos ancestrales, los conocimientos de nuestros pueblos y de esa forma trabajar por el desarrollo integral de ellos.

Y otro de los compromisos también tratados en esta Cumbre, es el relacionado con la gobernanza en la educación. Luchar fuertemente por la transparencia, por el uso adecuado de nuestros recursos, por el hecho de actuar en función de la mejora de la educación y la optimización de cada uno de los recursos que en el sistema tenemos.

Hay muchos más compromisos y estamos claros que para construir la paz, debemos de desarrollar una educación integral que genere felicidad para nuestros niños, jóvenes y nuestros adultos.

No podemos tener paz en una sociedad si por lo menos esos temas no son atendidos, y a ellos hay que agregarle otros males sociales que hay que atender.

La paz es una construcción de todos, la educación es un buen medio para hacer construcción de paz, pero necesitamos la vinculación de la familia, de las diferentes organizaciones y sobre todo de un fuerte compromiso por vivir con plenitud en busca del bien común.

Muchas gracias.
 

MODERADOR

Agradecemos al Señor ministro de educación Óscar Hugo López Rivas por su mensaje, les invito ahora a ver el mensaje a través de un video del señor William Soto presidente ejecutivo de la EMAP.

[Texto del Dr. Soto al principio]

Agradecemos el mensaje del señor William Soto, presidente ejecutivo de la EMAP y esperamos su pronta recuperación y tenerlo entre nosotros en nuestras próximas actividades. Agradecemos a los integrantes de la mesa de honor por su participación. Muchas gracias.